Reclamamos porque si??

Es razonable que la gente se manifieste cuando una acción, independiente del actor, significa un impacto violento sobre su entorno, ya sea ambiental, social, laboral, etc. El reclamo es absolutamente legítimo cuando existen razones de poder como fue lo sucedido con la Central Termoeléctrica Barrancones, donde las razones sobraban y estaban a la vista. Pero qué pasa cuando los problemas implican una mayor cantidad de aristas, que el común de la gente no es capaz de contemplar en su totalidad.

¿Será entonces que la gente reclama porque si?


Cuando digo “gente común” me refiero a todas aquellas personas que no se encuentran involucradas de manera directa con la problemática en discusión, por lo tanto, dependiendo del tema, todos podemos considerarnos comunes.
Es por esto, que me llama profundamente la atención que cuando se resuelve una discusión, casi sin importar el resultado, se genera inmediatamente otra. Pareciera que el asunto no está en resolver un problema especifico en sí mismo, si no… en reclamar algo.
Cuando se resolvió el asunto de Barrancones, sin enjuiciar el resultado de aquello, o los medios para llegar a ese resultado, me sorprendió  la reacción de la gente en general, ya que por una parte se escuchó “ahora que la termo no va en ese lugar, entonces ahora no queremos NIUNA termo”, no sé en verdad si aquellos que profesan esto, entienden las implicancias de una termoeléctrica, los verdaderos impactos, siquiera las variedades de termoeléctricas que existen, o la necesidad. No sé si alguien les habrá dicho, o por lo menos se han tomado la molestia de averiguar, que existen termoeléctricas que casi no contaminan, considerando lo que generan en electricidad, como es el caso de aquellas que funcionan a gas natural. O si entienden la necesidad de electricidad que existe en el país. O si por otra parte se han cuestionado que el problema no pasa necesariamente por la cantidad de energía que se genera, si no que desde hace muchos años el crecimiento del país no es equivalente a la energía que consumimos, como sucede en los países desarrollados. En el fondo, la falta de manufactura.
Por otra parte se escuchó “cómo es posible que el presidente desautorice a la institucionalidad”, lo cual me parece un poco divertido, ya que de no haberse pronunciado en contra, entonces los comentarios serian “mentiroso traidor”. Pobre tipo, que no importa lo que diga igual lo quieren desollar. Que quede claro que mi comentario no implica un juicio de favor o contra el “patrón del fundo”, solo revelo el hecho.
Que es lo que busca realmente la gente que reclama. Tendrán en su cabeza un plan maestro que satisfaga todas las necesidades?, es decir la demanda de energía, el cuidado del medioambiente, el beneficio social, o van reclamando de manera segmentada y sumándose a cuanta protesta existe?
La gente no quiere hidroeléctricas, existiendo métodos de hidroelectricidad que son poco invasivos. La gente no quiere termoeléctricas. Sin embargo estas son las dos fuentes de energía más accesibles en nuestro país. Yo me pregunto de donde quieren sacar la electricidad, digo, en términos reales. Obviamente todos querríamos  solo ERNC, pero es claro que en la actualidad es imposible contar con una matriz de ese estilo.
Como entonces se puede discriminar aquellas luchas que son validas, que merecen el apoyo masivo, y cuales son simplemente una excusa para reclamar por algo. La verdad no tengo idea. Tampoco pretendo resolverles ese problema. Más me interesa inyectar el problema en su cabeza y que cada uno lo resuelva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario