Donde perdimos el rumbo

Estamos tan acostumbrados al modelo de vida que se nos plantea hoy, que casi está completamente perdida la esencia. Prácticamente nadie se cuestiona, ni puede cuestionarse, el consumismo aberrante que dirige nuestras sociedades. Lo hicieron parecer algo tan normal en algún momento de la historia, que hoy simplemente lo damos por sentado. Es muy difícil incluso imaginar, que este consumismo desenfrenado en el que vivimos responde simplemente a los intereses de unos pocos, muy pocos, y se aleja enormemente de lo que nos quieren hacer pensar, que lo que consumimos es un beneficio para quien lo consume. Sumando y restando, el consumismo salvaje al que nos introducen desde el día de nuestro nacimiento, se traduce casi indeleblemente en el endeudamiento.
Es por esto que hoy en día, podemos incluso ver a “nuestros” políticos, a quienes se supone que representan a la gente (que concepto tan malogrado por lo demás), pero que en realidad son hijos y sirvientes esclavos del imperio, solo para recibir una tajada un poco más grande, vendiendo ni más ni menos que los derechos, con un descaro digno del mismísimo demonio, y lo venden en créditos de 15 o 20 años. Me considero más bien pacifista, pero si me preguntan si creo que estos abusos descarnados justifican una revuelta armada…. Yo digo sí señor.

Por que quienes han traspasado todo limite permisible por la moral y la ética, no son aquellos que salen a la calle a manifestarse, no son incluso quienes salen a la calle a manifestarse con la cara cubierta, para evitar que el gran hermano te atrape, reclamando por justicia sin ser escuchado, de maneras morales e inmorales, humanas e inhumanas. Quienes han traspasado todos los límites son aquellos que hoy nos venden los derechos y con descaro lo anuncian por los medios de comunicación, los cuales también son manipulados para este fin con métodos maquiavélicos.
Por qué es que hoy, los políticos, los politicuchos, para cubrir las necesidades básicas de una sociedad, proponen endeudar a la gente, en vez de entregarles las herramientas para que cada uno cubra sus necesidades básicas, sin tener que endeudar a generación tras generación en su familia?. Por qué no se parte de la premisa de: “tu sueldo debe alcanzar no solo para cubrir la comida y el techo, sino también la educación y la salud”?
En vez de eso hoy lo que tenemos gracias a los políticos al servicio de la codicia es: “tienes comida y techo, entonces no eres pobre. Quieres educación? Entonces endéudate hasta que tu hijo tenga un hijo y cuida de no enfermarte, porque de ser así, olvida la educación”.
No entiendo cómo es que este cuadro no lo ve cada persona en esta sociedad.
Tengo casi la certeza de que quienes dirigen y tienen las herramientas para cambiar la situación, si lo ven, pero no tienen ningún interés en cambiarlo… no quieren sacrificar su bienestar.
Pero como es que alguien puede creer en alguien asi.
Hoy nos dicen que no hay plata para asegurar los derechos a toda la población. Y donde están las tremendas divisas que llegan al estado a través del cobre y de los impuestos absurdos que paga cada ciudadano, y no así las empresas?
Claro, se invierten en hacer de esta sociedad, una sociedad más consumista. Parchando con bonos ridículos los problemas de la gente. Entregando bonos a los adultos mayores, medidas populistas pero que no resuelven nada, en vez de hacer regulaciones drásticas a las AFP, donde pocos empresarios se llenan los bolsillos a costa del trabajo de cada uno de los ciudadanos… ni que hablar de las isapres, una burla a la inteligencia de cualquier persona.
Esto no es una manifestación aislada, esto no es una petición aislada, esto no es solo educación, no es solo salud, es la forma de vivir, es la forma de hacer sociedad, es la Revolución.

1 comentario:

  1. (clap)!(clap)!(clap)!

    Te luciste hermano con la frase final... me encantó la columna... con una mirada que ni siquiera necesita ser profunda, ya que el problema esta a vista y paciencia de cualquiera que quiera verlo.

    Compañeros, ¿Asi que tienen miedo a los cambios? Bueno, pueden seguir siendo esclavos... asi creo que vivimos...

    ResponderEliminar